CRÍTICA: JURASSIC WORLD

martes, junio 30, 2015



Todos conocemos la trilogía de Parque Jurásico, una franquicia llena de altos y bajos, pero que sin duda revolucionó por completo la historia del cine e influenció notoriamente en la forma en la que vemos a los dinosaurios actualmente. Pero, después de dos terribles secuelas, Parque Jurásico no era más que uno de los tantos clásicos de Hollywood, hasta que a alguien se le ocurrió la excelente idea de devolverle a la franquicia su antigua gloria. Y así nació Jurassic World. 


JURASSIC WORLD


Sinopsis: Veintidós años después de los acontecimientos de Parque Jurásico, Isla Nublar tiene ahora un parque temático de dinosaurios en pleno funcionamiento llamado Jurassic World, como lo había previsto John Hammond. 

Después de 10 años de funcionamiento, las tasas de visitantes están en declive, y con el fin de cumplir con el mandato corporativo, crean una nueva atracción para rescatar el interés de los visitantes, lo que da como resultado algo horrible.



124 minutos | Ciencia ficción | Dirigida por Colin Trevorrow 





Veintidós años después del fallido primer intento de formar un parque temático de dinosaurios, el excéntrico multimillonario Simon Masrani hereda los derechos de Isla Nublar, y con ella, todo lo que se relacionara con Parque Jurásico. Masrani re-abre el parque, pero esta vez bajo el nombre de Mundo Jurásico. Y Masrani cuenta con algo que su predecesor y creador del parque original, el ya fallecido John Hammond, no tenía: tecnología avanzada. Ahora es posible tener bajo la manga a los mejores ingenieros del mundo, trabajando sin descanso para crear jaulas automatizadas que darían completa seguridad a los visitantes, mantendrían aislados a los dinosaurios peligrosos y permitirían, en sintonía con los grandes avances en genética y clonación, tener cada vez más especies dinosaurios caminando por Isla Nublar. 


"El parque está abierto. Bienvenidos a Jurassic World"

Y por qué no: para agregarle realismo a la cosa y un toque especial, no solo se nos presentan a la gente de aquí para allá viendo dinosaurios. No, no, no. Podemos ver tiendas de recuerdos entre los visitantes, Starbucks en cada esquina, hoteles de lujo y una que otra persona tomándose selfies en las atracciones. En conclusión: aquí ya se nos presenta a un parque en todo su esplendor y equipado con la capacidad de albergar a 20,000 personas al mismo tiempo. Pero esas 20,000 personas estaban cansadas de ver siempre las mismas atracciones. El mundo se había  acostumbrado a ver dinosaurios como si fueran tigres en un zoológico, por lo que cada vez era más difícil sorprender a la gente y hacer que pagaran un manojo de billetes por una visita al parque. 

Y es allí mismo donde radica el problema. 

Claire Dearin
Los laboratorios de genética se ponen a trabajar, en busca de una atracción lo suficientemente grande y aterradora para atraer más visitantes. Después de todo: entre más dientes, más billetes. Y, como es de esperarse, el resultado es en efecto aterrador, pero al final se sale de control. 

"¿Crees que «él» asustará a los niños?
Esto le dará pesadillas a sus padres." 

Con la mezcla de ADN tanto de dinosaurios ya extintos como de animales actuales, los genetistas logran crear un híbrido, al cual llaman Indominus Rex. A cargo de este proyecto se encuentra la encargada del parque, la exigente Claire Dearin. Desde la seguridad de la sala de control, Claire observa crecer y desarrollar al dinosaurio, el cual fue diseñado para ser mucho más grande, fuerte e intimidante que un T-Rex. 

Claire invita a sus sobrinos, los hermanos Zach y Gray, a pasarse una semana al parque con pases VIP. Pero, como Claire está demasiado ocupada como para prestarles atención,
los deja acargo de su secretaria, Zara. El sobrino #1 se trata del pequeño Gray, un chiquillo súper inteligente, de no más de 10 años y que le emociona enormemente visitar el parque por primera vez. Y por el otro lado está el sobrino #2, Zach, un adolescente calentón que fantasea con todas las chicas que se le cruzan, aunque supuestamente ya tiene novia. Lo más heroico que hacen estos dos es lanzarse por una cascada; y, créanme, eso nos hace quedar a todos los niños/adolescentes como unos completos inútiles, y que en momentos de pánico solo podemos lloriquear por nuestras mamás. (Al menos eso es lo que pienso yo).

Owen Grady.
Volviendo al trabajo, el gran amo y supremo jefe del parque, Masrani, le ordena a Claire que antes de hacer la apertura oficial de su nueva súper-atracción, se asegure que la jaula del Indominus puede contener sin problemas al dinosaurio. Para la tarea Claire recurre a nuestro protagonista masculino, Owen Grady. Este tipo es un exmarine, que por alguna razón secreta del destino terminó trabajando como domador de raptores en un parque de dinosauriosDe cualquier forma, Claire y Owen desarrollan una relación súper forzada a lo largo de la película que, estoy segura, no logró conmover a nadie. (Porque, ¡por favor! a ningún alma le terminó de convencer que ellos fueran pareja antes). En fin. Cuando Claire y Owen llegan a la jaula del animal, se dan cuenta de algo que es tan obvio que se puede deducir a los 10 minutos de haber comenzado la película: el Indominus ha escapado, y ahora se encuentra libre y saltando por el parque. 

El resto de la película en realidad es la cosa más predecible del mundo, pero a la vez tan impactante que ni te das cuenta de que esa misma escena pudo haber pasado en Parque Jurásico I, II o III. Vemos a Claire correr de un lado a otro tratando de arreglar el caos que se armó, a Owen haciendo las veces de héroe, al par de hermanos llorar por sus mamás y al Indominus comerse todo lo que te atreva a pasarse por su camino. En conclusión, todo un terrible desastre. Sí, un desastre suculentamente genial y lleno de acción, si me lo preguntan a mí. Además, todas estas escenas de caos y disparos culminan en la batalla final más épica que he visto hasta ahora. ¡Qué forma de acabar la película!

Los hermanos Zach y Gray
Algo que sí no le puedo perdonar para nada al filme es la pobreza de los personajes. Sí, como yo misma dije, la acción y los dinosaurios eran los protagonistas, pero eso no era ninguna escusa para presentarnos a personajes tan pobres como los de Jurassic World. Para empezar, no sabemos casi nada de ninguno, lo cuál hace que no formes un vínculo fuerte con ellos. ¿Y qué genera esto? Genera que te valga tres pepinos si Zach se muere, si a Claire le cortan la cabeza o si a Gray lo secuestran; no te importará, no conoces a los personajes, por lo tanto te dará igual si mueren o no (no expongo a Owen en este ejemplo, porque al estar interpretado por Chris Pratt, la mayoría de espectadores de alguna forma u otra conectarán con él, recordando su papel en Guardianes de la Galaxia). Peeero, Owen no se salva. Yo sentí a este personaje un poco off de la película. Digo, Chris es un actor increíble, pero siento que él no era el candidato adecuado para este tipo de papel. Es demasiado simpático como para estar con cara de chico rudo todo el tiempo. 

Y para concluir tenemos a los hermanos: al final salen de todo esto ilesos, sin un solo razguño. ¡Ni siquiera llevaban rota la ropa! Por favor, están en medio de una catástrofe, rodeados de dinosaurios mortíferos y parece que están de paseo en un crucero por las Bahamas. 

Pero bueno, no todo es tan malo con los personajes. Al final son los mismos dinosaurios los héroes de la película. Y no solo de lo que sucede dentro de ella, sino también en su aspecto general: la cinta tiene varios errores, y conciderables, sí, pero la acción y los efectos especiales lo compensan todo y hace que valga la pena cada mísero centavo que pagas por verla. Después de todo, tu vas al cine a observar dinosaurios matarse entre sí en una pantalla verde, lo que genera tanto suspenso que al final te comes hasta los dedos. 

Acepto que tal vez Jurassic World no le llegue ni a los talones a la película orginal, pero sin duda es una secuela digna de pertenecer a la franquicia de Parque Jurásico, y que ya sea por la acción o los dinosaurios, te hará pasar un buen rato este verano. 




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Hola! Recuerda que tus comentarios son valiosos c:
Si dejas un comentario, no te preocupes, te lo devolveré con todo el cariño. ¡Pero no vayas a hacer spam, eh! ¿No quieres que el Sr. Google nos regañe a ambos, cierto?