CRÍTICA: LA TEORÍA DEL TODO

martes, agosto 18, 2015


En vista de que probablemente los tengo aburridos con tanta crítica de superhéroes y ciencia ficción, me he visto obligada a posponer mi entrada de Ant-Man en el blog, ya que, bueno. Por aquí hacía falta algo de variedad c: 

Por tanto, hoy les traigo una película un poco... diferente. Y, estoy segura, les conmoverá tanto que mirarán el mundo con otros ojos luego de verla. ¿Y como estoy tan segura? Pues fácil: una película protagonizada por Eddie Redmayne (quien próximamente tendrá el papel principal en la cinta de Animales Fantásticos y Donde Encontrarlos) y por la hermosísima Felicity Jones (quien será una de las actrices más importantes en el spin-off de Star Wars: Rogue One
) no fue nominada a una cantidad de Óscares y Premios de la Academia solo por sus lindas caras, ¿eh?



LA TEORÍA DEL TODO


Sinopsis:  La historia de 'La teoría del todo' se basa en la historia real del famoso astrofísico Stephen Hawking y su relación con su primera esposa, Jane Wilde, la estudiante de Arte de la que se enamoró mientras estudiaban en Cambridge en los años 60. A los 21 años de edad, Hawking recibe una noticia estremecedora: padece esclerosis lateral amiotrófica, más conocida como ELA. Con Jane luchando incansable a su lado, Hawking desafía todas las probabilidades y abre nuevos caminos en la medicina y la ciencia.


123 minutos | Drama | Dirigida por James Marsh



Como ya se habrán dado cuenta, esta película autobiográfica, nos narra un poco de la vida de Stephen Hawking, uno de los científicos más grandes de nuestra época. Pero, contrario a todo lo que se esperaba, aquí no nos hablan de cálculos matemáticos, ni de ecuaciones con nombres raros. En este filme exploramos una faceta diferente, una historia de Hawking que aún no conocíamos hasta que se estrenó La Teoría del Todo. 


Muchos se imaginan a los científicos, sobre todo en sus años de universidad, como pequeñas ratas de laboratorio que se dirigen de la biblioteca a su habitación y de su habitación a la biblioteca. Pero, Stephen era diferente. Si bien consiguió ingresar a la prestigiosa universidad de Cambridge en Inglaterra, este aspirante a físico no contaba con mucho interés en sus estudios, ya que siempre se retrasaba en sus clases y ni siquiera sabía en qué rama de la cosmología iba a especializarse. Sin embargo, su inteligencia y carisma lograban mantener su trasero dentro de la universidad y sus notas muy superiores en comparación a los demás estudiantes.
Eddie Redmayne como Stephen Hawking

Un día, mientras Stephen se encontraba junto con sus amigos en una fiesta de la universidad, conoce a la quien más tarde se convertiría en su primera esposa, Jane Wilde. Ella era una estudiante de letras y literatura, que hace un clic inmediato con Stephen, quien tampoco disimula muy bien la atracción que siente por Jane. Poco a poco, ambos se sumergen en una hermosísima relación, que en ningún momento decae en lo mega cursi o fuera de lugar.

Unos meses después de haberse conocido, la vida de Stephen parece ir en un buen momento: no sólo porque se enamora aún más de Jane cada día que pasa, sino que también los profesores de Cambridge están comenzando a notar que él es un joven especial. Y, Stephen, por su lado, siente que cada vez está más cerca de hacer un gran e importantísimo descubrimiento que alterará para siempre la física moderna. Todo estaba tan bien, que no parecía real.



"—Soy cosmólogo. 
—¿Qué es eso? 
—Estudio el matrimonio entre el tiempo y el espacio."

Y en ese momento de la película, cuando la vida del joven Hawking de 21 años está en su mejor momento, cuando se descubre que él padece una enfermedad incurable y terminal, llamada esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que entre otras cosas, poco a poco te degenera las neuronas motoras hasta que, ¡puf! ya no puedes mover un solo músculo o hueso del cuerpo. Y el diagnóstico tampoco es qu
e sea muy alentador: a Stephen le dieron, como mucho, dos años más de vida.


Luego de eso, muchos esperaban que el joven Stephen abandonara sus estudios y se postrara en una cama hasta que muriera; pero él se propuso que ni siquiera una enfermedad tan terrible como esa podría arrebatarle su futuro. Y es allí, en mitad de una encrucijada, que Hawking se da cuenta que se especializará en el tiempo, cosa de la que carecía. Así que ni bien hubo tomado la decisión, nuestro protagonista comenzó a trabajar en una tesis, la cual mas tarde, se convertiría en una de las teorías más importantes que alguna vez ha hecho.

Por otro lado, la enamorada de Stephen, Jane, quedó totalmente destrozada por el diagnóstico en un principio. Ella simplemente se negaba a aceptar aquella terrible noticia. Sin embargo, el amor que Jane le profesaba a Hawking era tan grande, que renunció prácticamente a todas sus aspiraciones como profesional, y se propuso, que si era necesario, viviría toda una vida de matrimonio en los dos años que supuestamente le quedaban a su amado. Poco a poco, Jane le dio a Stephen tres hijos y una razón para sonreír, además de ser su soporte en todo el rollo de tanto su enfermedad como en su vida laboral.

Felicity Jones como Jane
Pero hasta la magnífica Jane tenía un limite. Si bien estaba feliz porque su marido había conseguido pasar las expectativas de 2 años de vida, la enfermedad no tenía piedad con Stephen, quien estaba cada vez más centrado en su trabajo, y más alejado de su esposa. Y sutilmente, Jane también se fue alejando, hasta que apreció un tercero, un guapísimo tercero de nombre Jonathan... Y Stephen estaba demasiado ocupado con sus teorías, su trabajo, y su caprichito de encontrar una sola ecuación que lo llevara al comienzo de la vida en sí, como para darse cuenta de que su esposa ya no era la misma mujer de la que se había enamorado hacía tantos años en Cambridge.

Y con eso será, en resumidas cuentas, con lo que se encontrarán en La Teoría del Todo, que no podemos dejar de mencionar, se basa en el libro Travelling to Infinity: My life with Stephen, escrito por la mismísima Jane Wilde en 2007. 

Hablando un poco más del plano general de la historia, les daré un breve adelanto: todo en esta película esta hecho para hacerte llorar como un bebé. No importa si eres alto, bajo, gringa, latina, rubia, morena, chico, chia: te aviso que, lo quieras o no, si la historia no te hace llorar, la increíble y súper emotiva banda sonora lo hará. 

Algo de lo que no estoy de acuerdo con la gente es que se queja mucho del guión. Sin embargo, yo digo que, por más que traten de sacarle un pero, es simplemente demasiado emotivo, inspirador y perfecto como para decir cosas negativas.


"Por más que la vida se vea mal, mientras haya vida, hay esperanza."

Ya sé que se los dije al principio de la entrada, pero simplemente no quiero que cometan el error de pensar que es una película científica y aburrida, porque no es así. Para mí, La Teoría del Todo es muy similar a Bajo La Misma Estrella en muchísimos aspectos, ya que encierra un amor que se queda sin tiempo con dramas secundarios que poco a poco toman cada vez más importancia en la película. Pero este filme tiene un plus, ya que cuando la miras no solo estás viendo una historia más. No, no señores. Estás presenciando una historia tan feliz, pero trágica, tan mágica, pero desgarradora, que te hará mirar al cielo y agradecer por todo lo que tienes, y probablemente, tendrás. Todo eso acompañado de una buena dosis de ironía y humor que ayuda a equilibrar todo el drama que de por sí ya trae la película.

La actuación de tanto Eddie Redmayne como Felicity Jones es simplemente sublime. No encuentro otra forma de describirlo. Todo el mundo sabe que interpretar a alguien con una enfermedad complicadísima, no es para nada fácil; hay que cuidar los gestos, las miradas y la forma de hablar, todo esto con el objetivo de hacer que el espectador crea
Stephen y Jane
que el actor de verdad tenga la enfermedad, pero sin caer en la exageración. Y Eddie sin duda logró eso tan, pero tan bien, que te hace pensar que tiene muy bien merecido el Oscar que le dieron por su papel como Stephen Hawking. Por otro lado, Felicity no se queda atrás en ningún momento. Esta actriz te hace creer en el amor de nuevo, te hace sentir toda la angustia que debió haber padecido Jane Wilde alguna vez a través de ella, te enamora, y te mantiene comiéndote las uñas durante toda la película, mientras te cuestionas si de verdad un simple ser mortal puede soportar tanto en tan poco tiempo.



Yo creo que no solo deberían ver La Teoría del Todo porque es una película linda, emotiva e inspiradora; creo que también vale la pena ya que, te guste la ciencia o no, aprenderán un montón de cosas de este tema, además, la próxima vez que alguien hable de física, y personajes como Stephen Hawking, siéntete en capacidad para seguir la conversación.

Y ya para concluir, solo les diré que esta peli me ayudó a darme cuenta de que por alguna razón tengo una debilidad por los chicos que usan gafas, y que sin duda La Teoría del Todo es una de mis 5 películas favoritas hasta la fecha.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Recuerda que tus comentarios son valiosos c:
Si dejas un comentario, no te preocupes, te lo devolveré con todo el cariño. ¡Pero no vayas a hacer spam, eh! ¿No quieres que el Sr. Google nos regañe a ambos, cierto?